Amador Fernández, superior provincial de Castilla de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios: “La Provincia, en su conjunto y en cada una de la obras, es una expresión clara del dinamismo de la Hospitalidad.”

02/03/2018
Por Noelia Sánchez
Comunicación Curia Provincial - Castilla

Entrevistamos al Hermano Amador Fernández, tras su designación como Superior Provincial de Castilla el pasado 23 de enero en el XXV Capítulo Provincial.

Hermano, ¿qué sintió en el momento de su nombramiento como Provincial?

Realizamos las elecciones en clima de oración y discernimiento, ayudándonos mutuamente a reconocer la voluntad de Dios para la Provincia y para la Orden en España, en el momento concreto de nuestra historia. Cuando se me preguntó si aceptaba la elección, mis sentimientos podrían resumirse en dos palabras: Responsabilidad y servicio. Se me pedía realizar esta tarea de animación y gobierno, y creí que debía aceptarla con espíritu de fe. En ese momento la mirada y el corazón estaban puestos en las personas a las que atendemos en nuestros centros, en los Hermanos y Colaboradores, en Dios.  Y así es posible aceptar este servicio con serenidad y confianza.

¿Cree que la Provincia goza de buena salud?

Durante los últimos ocho años he formado parte del consejo provincial, y esta experiencia me ha permitido seguir de cerca la vida de los diferentes centros que conforman la Provincia. Hay un compromiso inequívoco en todos ellos por situar a la persona en el centro, por ofrecer una atención profesional de calidad, y por hacer realidad, en todos los niveles de nuestra organización, los valores que nos identifican. No faltan dificultades y retos, ciertamente, pero la Provincia, en su conjunto y en cada una de la obras, es una expresión clara del dinamismo de la Hospitalidad. Los colaboradores y los hermanos son la mejor garantía de esta vitalidad en el presente y el futuro.

¿Cuáles son sus principales preocupaciones?

Con relación a la vida de los Hermanos vivo con especial  preocupación la escasez de vocaciones a la vida consagrada en Hospitalidad, un aspecto también fundamental para el conjunto de nuestra Familia de San Juan de Dios. Se ha hecho un gran esfuerzo en este sentido, y desearía, desde mi servicio como provincial, darle continuidad e intensificar, si cabe, este compromiso, que debe ser compartido por hermanos y colaboradores.

Otra cuestión que me preocupa especialmente, y creo que a toda la Orden, es la formación institucional de los Colaboradores, para poder garantizar la identidad carismática de nuestras obras. Se está ya trabajando intensamente en esta línea, y no debemos ahorrar en ello ningún esfuerzo.

¿Y sus principales retos?

En estos momentos la Orden en España vive un momento histórico, y creo que el principal reto que tenemos planteado es dar continuidad a la “historia de la hospitalidad” que las provincias españolas han construido con paciencia, esfuerzo y creatividad. Recoger esta hermosa herencia y saber recrearla en el presente y abrirla al futuro es una tarea no exenta de dificultades, pero apasionante al mismo tiempo.

¿Cuál es la aportación de la Orden Hospitalaria al mundo?

Creo que la principal aportación de la Orden Hospitalaria al mundo es su esfuerzo por generar espacios de Hospitalidad, en los que las personas son acogidas, curadas, apoyadas en su situación de necesidad o vulnerabilidad, tal como hizo San Juan de Dios. Cada una de las obras de la Orden hace concreta esta aportación en múltiples formas de servicio a las personas y al conjunto de la sociedad. Hay una expresión clásica, enraizada en nuestra tradición cultural y religiosa que puede sintetizar esta aportación: Hacer el bien. Contribuimos así a la misión de la Iglesia, que siguiendo el ejemplo del Señor Jesús se siente enviada a curar a los enfermos y a evangelizar a los pobres.

¿Cómo puede apoyar la sociedad a la misión de la Orden?

La sociedad apoya la misión de la Orden de múltiples formas. Mantenemos acuerdos con instituciones públicas y privadas, recibimos ayuda de muchos bienhechores, la mayoría de ellos anónimos, contamos con la aportación de los voluntarios, y el conjunto de la Familia de San Juan de Dios goza de reconocimiento y prestigio. En torno a la Orden Hospitalaria existe una red muy extensa de solidaridad y sinergias, que tiene como objetivo el servicio a las personas, y a nosotros nos corresponde cuidarla y promoverla. Ciertamente, una gran responsabilidad con la sociedad de la que formamos parte.

Pocos días antes de su nombramiento, las Provincias aprobaron la unificación de la orden en una sola Provincia para 2020. ¿Qué supone esto para la Orden Hospitalaria en España?

La creación de una única Provincia religiosa de la Orden en España supone un reto importante para todos. Más allá de las implicaciones jurídico-canónicas, se trata de avanzar hacia un espacio común, en el que todos podamos confluir, aportando lo mejor para construir el futuro de la Hospitalidad. Las Provincias han recorrido un largo camino, con la conciencia de saberse unidas en el carisma y la misión, con una relación cercana, y desde hace ya muchos años buscando espacios de encuentro y colaboración. Ahora creemos que ha llegado el momento de culminar este proceso, dando un nuevo rostro, una nueva configuración, a la presencia de la Orden en España, y afrontamos el reto con ilusión y confianza.

¿Qué papel juegan los Hermanos en este proceso?

Los Hermanos nos sabemos vinculados a la Orden Hospitalaria en su dimensión universal, y estamos habituados  a compartir vida y misión en diferentes proyectos de nuestras Provincias, y también con otros Hermanos y Colaboradores de toda la Orden. Creo que esta puede ser nuestra principal aportación a este proceso: una mirada universal, un horizonte amplio, que garantice el futuro de la Hospitalidad. Futuro en el que no debemos perder nada de lo que hemos logrado y valoramos como bueno, y en el que sí podemos enriquecernos con la experiencia y las aportaciones de los demás.

¿Cuál cree que es el papel de los colaboradores en este proceso?

La aportación de los Colaboradores a la misión de la Orden es fundamental. Este hecho tiene profundas implicaciones, más allá de los datos numéricos fácilmente contrastables en cada una de las obras. En las últimas décadas hemos crecido en la conciencia de misión compartida, de sabernos parte activa de una misma familia carismática. En el proceso hacia la Provincia única contamos con el apoyo de los Colaboradores, con su aportación carismática y profesional, para diseñar juntos un espacio común que visibilice la unidad de la Orden. Un espacio que lejos de uniformarnos, sea también respetuoso con los diferentes acentos y matices que nos enriquecen.

¿Cuál sería el primer mensaje que lanzaría a la familia hospitalaria de Castilla?

Haciéndome eco de las palabras del Hno. General en el momento de la clausura del Capítulo, quisiera transmitir un mensaje de serenidad y confianza. El proceso hacia la creación de la Provincia única en España, en el que todos debemos sentirnos comprometidos, ha de ser un estímulo y un elemento dinamizador de nuestros proyectos de Hospitalidad. Confío en que todos, Hermanos y Colaboradores, nos sintamos ilusionados en la tarea de construir el futuro de la Hospitalidad, tal como recogía el lema de nuestro encuentro capitular.

EN PRIMERA PERSONA
l.  Una ciudad: Gijón, donde viví por largos años una maravillosa experiencia de Hospitalidad, construyendo un espacio, sobre todo humano, que tiene para mí calor de hogar.
2. Un rincón para perderse: Las Villas, un pequeño pueblo de la montaña asturiana, en el que nací y al que me siento profundamente unido.
3. Un libro: Retorno a Bideshead, de Evelyn Waugh. Una bella historia sobre la fuerza transformadora de la Gracia.
4. Una película: La Misión, de Roland Joffé. El dinamismo liberador de la misericordia y el perdón que se nos otorga y que ofrecemos.
5. Una comida: No soy muy exigente... Valoro cada vez más la comida sana y sencilla, suficiente para sostener la vida y crear fraternidad en torno a la mesa.
6. Un defecto: ¡Muchos!
7. Una virtud: Tal vez la capacidad de escucha. Pero deberían confirmarlo quienes me conocen, no soy objetivo.
8. ¿Música favorita?: Sin duda, la música del Renacimiento. Sobre todo, la polifonía de Thomas Tallis y de Tomás Luis de Victoria.

COMPARTIR

UBICACIÓN HOSPITAL

»Avda. Murrieta, 70
48980 Santurtzi - Bizkaia

Localización del Hospital San Juan de Dios

UBICACIÓN CENTRO MEDICO

»Herriko Plaza, 16
48901 Barakaldo - Bizkaia

»Teléfono: 94 645 40 40

barakaldo.centromedico@hsjd.es

Localización del Hospital San Juan de Dios

INTRANET

» Acceso a la Intranet

2012 © Hospital San Juan de Dios Santurtzi Diseño Web BilbaoLabrys
OSAKIDETZA: Actividad Concertada Dpto de Salud